21 enero 2013

El perro de Pron


La vida interior de las plantas de interior

Patricio Pron

Mondadori, 2013

ISBN: 978-84-3972654-8

144 páginas

15,90 €




José Martínez Ros

La vida interior de las plantas de interior es el cuarto libro publicado en España del escritor argentino Patricio Pron y una nueva confirmación, si hacía falta una más, de que es uno los pocos autores que han debutado en estos últimos años a los que de verdad vale la pena leer. A Pron lo conocimos por una novela extraña y sorprendente, El comienzo de la primavera, una inmersión en los abismos intelectuales e ideológicos del siglo XX europeo que funcionaba con la precisión de un mecanismo de relojería; a continuación, llegó un muy notable volumen de relatos, El mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan; y después, una segunda novela, El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, que constituyó -al menos, para este lector- una pequeña decepción: una crónica familiar y política, una investigación entre periodística y detectivesca con los delirios revolucionarios y los crímenes masivos de la historia reciente argentina como telón de fondo que servía más como ajuste de cuentas personal que como obra autónoma de ficción. Ahora, nos llega un nuevo libro de cuentos y, por fortuna, Pron renueva en él su compromiso con la (buena) literatura.

Mientras que los relatos de El mundo sin… eran, casi unánimemente, descensos a las tinieblas de la condición humana, los primeros de este libro -“El cerco”, “Un jodido día perfecto sobre la Tierra”, “Cincuenta y cuatro veces”, y otros de más adelantes como “Trofeos de amantes que han partido” y “Algunas palabras sobre el ciclo vital de las ranas”- nos revelan un tono burlón y una ligereza hasta ahora inédita en la obra que conocemos de Pron: son cuentos veloces y luminosos, cuyos protagonistas son a menudo escritores, o aprendices de escritores, o escritores fracasados -incluso participantes de ese fenómeno tan actual que es la crítica anónima, virulenta y “malherida” por Internet-, oscilando siempre entre la compasión hacia sus dramas minúsculos y la abierta sátira. Son excelentes relatos, fábulas henryjamesianas acerca de la guerra interminable entre el arte y la vida que recuerdan fácilmente a cuentos similares de Roberto Bolaño, pero el que, de verdad, nos convence de que estamos ante un libro mayor es el que encontramos en cuarto lugar, “Como una cabeza enloquecida vaciada de su contenido”: una danza macabra que nos lleva, en unas pocas páginas, de un montón de desechos flotando en las aguas del Atlántico a una yonqui de Ámsterdam. Pero también podríamos destacar el perfecto -y estremecedor- “La explicación” o el tierno relato amoroso “En tránsito”, quizás el texto más bello del libro. En sus mejores cuentos, Pron suele presentarnos una imagen, situación o escena poderosa, visual -un accidente, una huida, un encontronazo con un azar más o menos devastador-, y a partir de ella, huyendo de la típica estructura lineal, explorar el antes y el después, las consecuencias y los precedentes.

Repetimos: si había alguna duda de que Patricio Pron es y será uno de los mejores cronistas de nuestro inestable presente, uno de los mejores escritores de esta época, este (magnífico) conjunto de relatos la despeja.

Por cierto, en uno de los cuentos, un perro afirma que los mejores pintores del siglo XX son Pablo PicassoLucien Freud y Egon Schiele. Creo que es una opinión bastante razonable.