24 mayo 2013

To er mundo é güeno II




Lo que mueve el mundo

Kirmen Uribe

Seix Barral, 2013

ISBN: 978-84-3221-547-6

240 páginas

19 €




Jabo H. Pizarroso

(Para leer en voz alta y pausao) 

Sho de loh vahcoh no eh que zepa musho, pero me zuele guhtá entendé zuh cosah y anque no zepa mú bien de toa la hijtoria de zu paí, ziempre ehtoy atento a toa lah cozá que ze disen de eshoh. Al Kirmen éhte no le conosía, pero vaya usté a sabé por qué mi niña que ehtá ehtudiando en Zan Zebahtián me trujo la semana pasá un libro entitulao Lo que mueve er mundo, “¡pa que lea un poco uhté, padre!, En dohzienta y pico página que tié va y ze cuenta una hihtoria mu bonita. Sho no zabía que hubo shavalilloh que ze loh llevaron en barco en la guerra y ze loh shevaron dehde Birbao deshpué de lah bombas aqueshah que esharon loh alemaneh por zobre zima de Guernica y mataron a cientoh y mile. Pué azí mihmo fue. Arrecogieron a toó loh que puieron y a loh metieron en un barco y aluego ze loh shevaron pa Bérgica, pa Fransia y pa otroh paíseh que ehtán por ahí. Tuvo que ze algo terrible pa loh shiquilloh, porque una coza é un viaje zin má, pero otra mu dihtinta é que te sheven zin tú quererlo y má cuando uno tiene la edá eza tan tierna en la que no zabe uno qué coza todavía é er mundo. En er libro ze habla variah vese de un lendakari, que é algo que a mí ziempre me deja ennubilao, porque ehto vahcoh da igual de qué coza hablen pero en ziempre acaban hablando de argún lendakari de ezo que por lo que ze ve ha habido mushoh y yo zolamente ziempre me recuerdo del garacochea eze, pero en fin, que tengo que leé má.

También ze habla de un tal musche, que quiere desí gorrión en flamenco, váshate por dió, en flamenco. Uno sae de Morón y tó es paresío, como le susedió a mi Candela que en pá dehcanse, que también ze marschó pa Bérgica pero ellsa ze fue a serví y lah pasó de arre que no veah. Eze musche ez el que ze quea con una niña de lah que ze shevan pa fuera y ehtá con esha hahta que tié que devorverla pa Birbao. Aluego ze acordará en toa la vía de ella pero tuvo otra niña, que la puzieron iguar que ehta. Musche tiene un amigo y ze aziente que zon bujarrone loh doh, pero como mu templao, como mu poco bujarrone, porque en zupongo que loh maricone tienen zi ze gughtan, digo, tié que notarze zobre tó cuando hasen lah coza  que toe er mundo zabe que coza é. Pero lo que eh aquí, loh bujarrones ehtoh ehtán como mu azuhtao, como mu poco maricone, que a ver, sho no digo que zepa muscho de ehto pero a mi me da que debería notarze algo máh lo guarrete de ehte azunto. Pero no zolo el musche eh bujarra, también le guhta la hembra y ze namora de doh y a mí me shocó una coza pero que mucho me schocó. Cuando deja empreñá a la que va a zer zu mujé, dize lah coza que hay que dezí en ehta situasione pero dize algo mu arremilgao. Nozotro que no hablamo de ehtah cosas azí como azí, pero que lah hazemo como tó er mundo, entendemoh que zi uno habla der seso tiene que zer un echao palante y llamarle ar vino vino y ar pan mendruga. Pero aquí ar vino ze le shama de otra maera y ar pan no se le shama pan. A vé zi me ehplico. En er momento der coito er musche ehte se dise que “se derrama”. Ezo quea como mú de zeñoritoh, yo y toó loh que zon como sho no noh erramamoh en el seso, yo no zé qué palabra habrase que utilisah pero no eza.

Haber hay muscha coza en ehte libro. Y habé hay musho musche. Aluego el musche habla del esilio y de la resistensia en la zegunda guerra mundiá. De ezo yo ze mu poco y el libro no me ha dao mucha luses tampoco pa saber má.

Pero ya, que no me quiero reliá. Lo que también quiero desi eh que ze nota que er libro habla de una hihtoria mu terrible pero que a mi me deja como me deja una jerveita caliente, el libro me deja que ni fú. Y yo ehperaba que hablara de lo que parese que habla er libro, del doló de ezo niñoh, de la duresa de la pohguerra y de la pérdida de lo que uno máh quiere y mira que tiene er tío oportuniaes pahserlo, digo er tío en refiriéndome ar que lo ha ehcrito tó ehto, pero en mi humirde opinión no ehtá aproveshao. Zé que ehto debe zer mu difisi, pero en dozienta página tiempo ha tenío el schiquillo, vamo a ver, que yo no zé, pero lo que ziento en azí como lo ziento lo digo.

Y en úrtimo lugá me guhtaría desi algo má. Que quieo leerme otro libro de ehte zeñó, el anterió no, porque er jabo eze que ehcribió er comentario sobre er otro libro no me gugta como ehcribe,  porque é un zieso, el prózimo que ehcriba ehte autor, er Kirmen, porque zi que veo que eh un buen ehcritor y que tiene musha voluntá y que, como eh que diría yo, que anda como por ensima de lo que quié contá pero no ze embarrona en lo que quié contá y ezo debe zé como el que esha un cante que zi no ehtá sentrao é como aquel que mea zin gota, vamo, una coza en parecía. Y pacabá quieo mandale un abraso fuerte ar ehcritor, ar Kirmen ehte, que me lo pazao mu bien leyendo zu libro, aunque tenga zuh cozah, que como tó, lah tiene, ¡Ahí é ná!

5 comentarios:

José Manuel dijo...

El hablante sesea y cecea a la vez ¡Interesante fenómeno!

José María Moraga dijo...

¿De verdad, Jabo? Esta reseña es tan ofensiva a tantos niveles que no tengo ni ganas de glosarla. :(

Jesus Cotta Lobato dijo...

No sé qué tiene de ofensiva la reseña. Yo la veo amena, clara y original. A mí me cae muy simpático el tipo que habla en la reseña, no solo porque es un andaluz leyendo sin prejuicios a un vasco, sino porque sus apreciaciones son sencillas y sin doblez.

Fran G. Matute dijo...

Es que no lo entendéis. Es humor vasco jugando con estereotipos regionales, de esos que luego cuando los usan los demás y dicen cosas como "eskaralakakatúa" provocan mosqueo.

Suerte que a los cazurros andaluces estas cosas no le molestan, que si no... ;)

Anónimo dijo...

No habéis pillado la intención renovadora del crítico al hacer confluir la tradición de unos Álvarez Quintero y la modernidad del mejor José Mota. Migue.